“Estamos Cansados”

11 marzo, 2010

Ojos Cansados

“Estamos cansados” fue la frase vomitada por mi hermano, o al menos esa fue su connotación, y es que no se puede  descansar, no mentalmente y tampoco puede hacerse algo al respecto, los ojos no acaban de cerrarse por las noches, los músculos no terminan de relajarse y antes de que el último movimiento pase a los estantes posteriores de la memoria viene otro y otro y otro más.

Todos estamos consternados,  los de lejos y los de cerca y aunque creo que no sirve solo sufrir por el sufrimiento, no es tarea fácil y peor es hacerse el distraído.

No consigo despejarme, cómo desentenderse del nudo de la boca del estómago? Como disimular los ojos húmedos cada vez que la televisión muestra esas imágenes, cada vez que se oye la voz de un sobreviviente esperanzado? Cómo esconderlos de uno mismo? Cómo referirse al tema sin que el habla tiemble y nos delate? La boca se curva hacia abajo, la voz realza los graves y baja el volumen, y todo eso de manera involuntaria o… incontrolable.

Y es que estos acontecimientos hacen que se sacudan hasta los sueños a unos mil kilómetros de distancia, incluso donde la tierra no se movió. Los ánimos tiemblan y sólo aquellos de cimientos más profundos, esos de estructura más flexibles, esos son los que van a perdurar, y aun si esos sueños no se cumplen, serán, como debe ser, el motor que nos haga siempre avanzar. Pero antes… antes hay que soportar.-

Anuncios

¿Como Hormigas?

5 marzo, 2010

¿Como Hormigas?

Hace unos dias atrás, el 27 de febrero pasado, ocurrió en chile el terremoto del que todos tenemos conocimiento, a algunos nos tocó de muy cerca, aun estando lejos, a través de familia o amigos, cuando ocurren estas cosas, las réplicas más fuertes son internas, el alma se sacude y el cuerpo apenas si se entera, ante esto somos como hormigas… no, ojalá fuésemos como hormigas; ayer apareció un articulo al respecto en un diario local, para mi acertadamente titulado “cuando somos como soldaditos de juguete”, amén de lo que expone el articulo, el título habla mucho por si solo, soldaditos de juguete, en apariencia valientes, fuertes, con facultades heroicas, pero solo en apariencia, la verdad dice que esos soldaditos son diminutos, inertes, incapaces de reaccionar, no estamos listos para esto, no estamos alerta, ni imaginamos la energía que estos acontecimientos son capaces liberar, ni su magnitud o inmensidad y esto se debe, creo, en gran medida a nuestra rutinaria vida llena de preocupaciones en cosas insignificantes, “vivimos en un mundo de realidad inmediata” somos nosotros y nuestro metro cuadrado, conocemos mejor la punta de nuetros zapatos que las estrellas que todos los días salen para nosotros, esas cosas que ignoramos (en el sentido de no prestar atencion) son las que dan cuenta de esa inmensidad que debieramos tener siempre presente y admirar, La Tierra siempre se comportó así y no va a cambiar por estar vos o yo en ella, no es por nuestros automóviles, no es por nuestros cultivos o nuestras represas, no es por nuetros invernaderos, que arrogantes somos, creemos que estamos calentando el planeta y el planeta no ha notado siquera nuestra presencia. A mi me tocó sufrir con esto la preocupación por mis hermanos y padres que se enocontraban allí, de otra manera me hubiese ocurrido como con el Tsunami asiático, como el terremoto de Haití o el terremoto del mismo Chile en el 60, incluso el del 85 donde apenas tenia 3 años y ya vivía en Argentina. Espero que no tenga que volver a ocurrir para recordarme que puede ocurrirle a cualquiera y, aunque siempre lo recuerde de aquí en más, esto puede volver a ocurrir.-