“Estamos Cansados”

11 marzo, 2010

Ojos Cansados

“Estamos cansados” fue la frase vomitada por mi hermano, o al menos esa fue su connotación, y es que no se puede  descansar, no mentalmente y tampoco puede hacerse algo al respecto, los ojos no acaban de cerrarse por las noches, los músculos no terminan de relajarse y antes de que el último movimiento pase a los estantes posteriores de la memoria viene otro y otro y otro más.

Todos estamos consternados,  los de lejos y los de cerca y aunque creo que no sirve solo sufrir por el sufrimiento, no es tarea fácil y peor es hacerse el distraído.

No consigo despejarme, cómo desentenderse del nudo de la boca del estómago? Como disimular los ojos húmedos cada vez que la televisión muestra esas imágenes, cada vez que se oye la voz de un sobreviviente esperanzado? Cómo esconderlos de uno mismo? Cómo referirse al tema sin que el habla tiemble y nos delate? La boca se curva hacia abajo, la voz realza los graves y baja el volumen, y todo eso de manera involuntaria o… incontrolable.

Y es que estos acontecimientos hacen que se sacudan hasta los sueños a unos mil kilómetros de distancia, incluso donde la tierra no se movió. Los ánimos tiemblan y sólo aquellos de cimientos más profundos, esos de estructura más flexibles, esos son los que van a perdurar, y aun si esos sueños no se cumplen, serán, como debe ser, el motor que nos haga siempre avanzar. Pero antes… antes hay que soportar.-