Primavera…

27 septiembre, 2011

primavera

primavera

Este 23 de septiembre a las 9:04 de la mañana llego a su madurez fisiologica la primavera, aunque comercialmente estaba madura desde el 21. Lo cierto es que el Valle comenzo a explotar sus flores, las calles se llenaron de saltimbanqui y las tiendas liquidan sus prendas por fin de tempora… A pesar de los sismos en Nueva Zelanda y Japon, los huracanes en Mexico y las inundaciones en Pakistan… a pesar de las cenizas del Puyehue.


Los Cenicientos…

15 junio, 2011

cenicera

Estas semanas han sido literalmente grises. Incluso con el cielo despejado, el sol entregaba su luz difusa.

Las cenizas de “El Lugar de los pececitos de aguas dulces” tomaron confianza. Ahora pasean por nuestras calles, vuelan en nuestro espacio aéreo, juegan en nuestros patios y balcones, no se limpian el calzado para entrar en nuestras casas, usan con sus manos sucias nuestros electrodomésticos y vehículos.

Otra vez nos dimos cuenta de lo frágiles que somos. Así es, somos los cenicientos de esta historia y parece que ya se hicieron nuestras 12:00. Se acabó la magia y con ella las apariencias.

Vuelve a tomar importancia lo que tenemos por dentro… El resto?… harapos, ratones y calabazas.


Barquitos de Papel

12 marzo, 2011

barquito de papel

 

Que lindo día dije… y oí la voz del noticiero hablando de Japón y recordé lo que estaba ocurriendo, y seguí recordando lo que ocurrió hace un año. Asi es, otro terremoto… explota una central nuclear, tres contaminados oficialmente, y lo que no nos cuentan. Más de 1700, si, mil setecientas vidas cobró el tsunami, el agua literalmente barrió con la vida en la zona… Japón… la tercer potencia económica del mundo. Otra vez nos vemos como soldaditos de juguete. Un bostezo de la tierra y todo lo que está sobre ella sucumbe. Y nosotros, “los no afectados” somos como barquitos de papel ocupados en nuestro vaso de agua y la vida real sigue pasando afuera, en el océano…

Yo quiero estar en el océano… yo quiero tormenta.-


Balance

8 diciembre, 2010

Adversidad

Casi se termina el año y el balance es inevitable, fue un año atípico, pero, todos lo son ¿no? 

Este año, el 2010, me trajo, allá por enero, una mudanza con una nueva alternativa laboral y, a pesar de que me trastornan las mudanzas (y a quién no), me agradaba y me agrada la idea de un cambio, uno las aprovecha para deshacerse de cosas inútiles que guarda y no solo en sentido literal.

Este año tuvo sobresaltos; dos terremotos, uno conocido por todos, el otro solo lo sentí yo; desilusiones, renuncias… a deseos, a proyectos, a gente.

Este año tuvo bálsamos, buenas noticias, nuevas ilusiones, nuevos sueños, nuevos proyectos, nueva gente.

Aprendí… a fotografiar (un poco), a relacionarme más con las personas, a no esperar tanto los ‘momentos oportunos’, a abstraerme de los ruidos y a escuchar lo que las miradas tienen para decir, cuantos pétalos tiene una margarita, ‘a mirar lo que no está en foco’.

Me di cuenta… cuanto me gusta el sonido de mi nombre en otras voces diferentes de la mía, lo fácil que es provocar una sonrisa con otra, que hay silencios muy cómodos, que compartiendo lindos momentos descanso más que en mi cama… que no soy tan antipático después de todo.

Ratifiqué… que amo a mi familia, que tengo muy buenos amigos, que Dios es uno de ellos, que tengo muchas ganas de seguir adelante… que un ‘te quiero’ vale mas que un ‘yo también’…

…Soy un poquito más grande…-

 

Casi se termina el año y el balance es inevitable, fue un año atípico, pero, todos lo son ¿no?

Este año, el 2010, me trajo, allá por enero, una mudanza con una nueva alternativa laboral y, a pesar de que me trastornan las mudanzas (y a quién no), me agradaba y me agrada la idea de un cambio, uno las aprovecha para deshacerse de cosas inútiles que guarda y no solo en sentido literal.

Este año tuvo sobresaltos; dos terremotos, uno conocido por todos, el otro solo lo sentí yo; desilusiones, renuncias… a deseos, a proyectos, a gente.

Este año tuvo bálsamos, buenas noticias, nuevas ilusiones, nuevos sueños, nuevos proyectos, nueva gente.

Aprendí… a fotografiar (un poco), a relacionarme más con las personas, a no esperar tanto los ‘momentos oportunos’, a abstraerme de los ruidos y a escuchar lo que las miradas tienen para decir, cuantos pétalos tiene una margarita, ‘a mirar lo que no está en foco’.

Me di cuenta… cuanto me gusta el sonido de mi nombre en otras voces diferentes de la mía, lo fácil que es provocar una sonrisa con otra, que hay silencios muy cómodos, que compartiendo lindos momentos descanso más que en mi cama… que no soy tan antipático después de todo.

Ratifiqué… que amo a mi familia, que tengo muy buenos amigos, que Dios es uno de ellos, que tengo muchas ganas de seguir adelante… que un ‘te quiero’ vale mas que un ‘yo también’…

…Soy un poquito más grande…-


Alunizando

18 julio, 2010

Mi mundo a veces...

…y el 20 de Julio de 1969 el hombre llegó a la luna… o eso dicen los que informan… no se qué relación habrá entre este hecho y la amistad… no obstante, podría inventar algo.

Como la luna, los amigos están para iluminar en momentos de oscuridad y, de la misma manera, solo notamos su verdadera importancia cuando no están; como las noches de luna nueva, sin ellos, las oscuridad de vuelve profunda, los colores se desvanecen y si acaso podemos ver algo no será más que una sombra de identidad dudosa.

Hay muy pocas cosas que el hombre pueda inventar o descubrir que sean siquiera un poco comparables a un amigo. Cuando sentís que cargás el mundo, ellos pueden cargarte, la gravedad desaparece y por momentos parece que caminás sobre la luna… con ellos, nada es tan pesado… con ellos, nada es tan oscuro.-

Estando sin mi estoy contigo

Sin poder verte te miro

y advierto tus ojos y sigo…

En mi corazón hay otro latido,

es tuyo, lo se, me lo dijo,

el silencio tan fuerte no pudo callarlo

no podrá callarlo algún grito

Porque sufro si sufres,

porque si ríes, río.

Porque te siento cerca,

porque somos amigos.-

16.06.2007


El Hombre más fuerte del mundo

20 junio, 2010

Mi Papo

No había dudas, ese hombre era el más fuerte… Podía cortar un tronco de un solo hachazo, mi mirada hacia él era de admiración. Era, además, el más inteligente… podía pasarme horas oyéndolo hablar, siempre había algo que aprender de él, alguna pregunta que formularle, sus respuestas no se ponían en tela de juicio, eran, sin duda, las correctas.

Verlo venir era sinónimo de alegría, no existía una tarea de la escuela en la que no pudiera ayudarme, podía recitar las tablas sin pensar un segundo, podía decirlas desordenadas, conocía todos los acentos, distinguía las palabras con “V” y “B”, con “S” y “C”, su gramática era exacta, poética, elegante. Cómo podía alguien saber tanto? Él era exactamente lo que yo mismo pretendía ser de grande, si, así de grande quería ser.

Él era también, el hombre más cariñoso del mundo, si yo estaba triste, su abrazo me aliviaba; si estaba aburrido, me robaba sonrisas; si alegre, multiplicaba mi alegría.

Una vez lo vi llorar y supe también que era el hombre más sensible del mundo, su llanto conmovió mi corazón, parecía latir acurrucado en un rinconcito muy pequeño de mi pecho y comprendí en ese mismo instante lo que hace mucho sospechaba… El hombre más fuerte, más inteligente, más cariñoso y más sensible del mundo, es también el más amado, si, porque el mejor del mundo es mi papá… Feliz día, te amo.-


Homenaje a Mi Familia

14 mayo, 2010



Una reliquia

A veces paso por esos lugares que de niño frecuentaba, piso las calles y siento el aroma de la tierra, veo las paredes ajadas de mi casa vieja, hasta alucino situaciones y momentos lindos, tristes o alegres , me siento turista de mi propio pasado. Es que las cosas han cambiado tanto.
Hago de tanto en tanto un balance y no puedo evitar pensar en que, si bien las cosas no han ido mal, a veces, lejos de casa, son un poquito más difíciles.
De niños acostumbrábamos con mi hermano fabricar barcos de papel los días de lluvia, a los que soltábamos náufragos por los arroyos ocres que se formaban y bajaban por la calle principal, imaginábamos que muy lejos, alguien más los hallaría y salvaría; Los días de viento, típicos de agosto, escribíamos mensajes en hojas livianas de papel y nos esforzábamos porque cruzaran el enrejado de la casa del vecino, así llegarían hasta lugares muy distantes pensábamos, más allá de nuestro mundo conocido, que se remitía a una escasa manzana, frontera que solo atravesábamos hacia sitios conocidos como la escuela o la casa de mi abuela, y esto, solo por los caminos designados para ello. Ir a comprar a un kiosco a más de dos cuadras requería compañía.
Era tan fácil vivir sin agua potable, sin gas natural… pero juntos. era tan lindo embarrarse en los charcos del patio después de las lluvias de primavera, guardar flores entre los libros, reírse a carcajadas con el chavo del 8 y La Pantera Rosa.
Unos cuantos años han pasado y siguen ancladas a mi mente las imágenes mas lindas, casi puedo sentir las manos suaves de mi madre acariciando mi mejilla y el abrazo firme de mi padre, cara con cara; escucho las voces patentes de mis hermanos en una charla a la hora del té, los más sabrosos tés que alguien pudiera probar jamás, Castaños como sus ojos, dulces como su compañía, cálidos como sus palabras.
No se cómo, no se cuando ni cuanto llevó separarnos, pero siguen ahí presentes y firmes para mí, me oyen, me hablan, me quieren, me enseñan aun a sus mil kilómetros de mí.