El Hombre más fuerte del mundo


Mi Papo

No había dudas, ese hombre era el más fuerte… Podía cortar un tronco de un solo hachazo, mi mirada hacia él era de admiración. Era, además, el más inteligente… podía pasarme horas oyéndolo hablar, siempre había algo que aprender de él, alguna pregunta que formularle, sus respuestas no se ponían en tela de juicio, eran, sin duda, las correctas.

Verlo venir era sinónimo de alegría, no existía una tarea de la escuela en la que no pudiera ayudarme, podía recitar las tablas sin pensar un segundo, podía decirlas desordenadas, conocía todos los acentos, distinguía las palabras con “V” y “B”, con “S” y “C”, su gramática era exacta, poética, elegante. Cómo podía alguien saber tanto? Él era exactamente lo que yo mismo pretendía ser de grande, si, así de grande quería ser.

Él era también, el hombre más cariñoso del mundo, si yo estaba triste, su abrazo me aliviaba; si estaba aburrido, me robaba sonrisas; si alegre, multiplicaba mi alegría.

Una vez lo vi llorar y supe también que era el hombre más sensible del mundo, su llanto conmovió mi corazón, parecía latir acurrucado en un rinconcito muy pequeño de mi pecho y comprendí en ese mismo instante lo que hace mucho sospechaba… El hombre más fuerte, más inteligente, más cariñoso y más sensible del mundo, es también el más amado, si, porque el mejor del mundo es mi papá… Feliz día, te amo.-

Anuncios

3 Responses to El Hombre más fuerte del mundo

  1. Sergio dice:

    Hijo:

    Está tangible en mi memoria los momentos que describes, y como no, si me acompañan en cada momento, cada segundo, de mi vida, la que esta hecha de todos los momentos, dulce y amargos, que he compartido con Uds., los mejores hijos del mundo, un regalo de Dios que excede mis merecimientos, con hijos, como tú, la vida, para mi, es perfecta.
    Acepto todas las culpas, todas las responsabilidades por no haber sido mejor, como tú y tus hermanos merecen, pero Dios sabe, y Uds. también, que son mi don mas preciado, el que me permite levantarme, todos los días, con una sonrisa y una vitalidad que no se condice con mis años, los estoy acumulando para ser mas cercano y mas padre.-
    Te amo, hijo y gracias por tus bellas palabras.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s